Las Miradas

Reflexión del Programa #6 Dulces para Niños de Todos los Tiempos.

¿Cuánto pueden calar en lo más profundo del alma las miradas?

Los ojos pueden ser ventanas del alma, capaces de contar una historia, nuestra historia. Las mirada hacia nosotros van construyendo una sensación, que luego se trasforma en un pensamiento concreto de cómo vamos entendiendo la vida. Si entendiéramos que el cómo miramos puede destruir o construir el mundo interior de cada individuo, tal vez seriamos mas armónicos en el transmitir de nuestras miradas, miraríamos mas con acción de observar y no solo de ver…

Hay tantas miradas como almas dispuestas a contar la vida según como cada uno la pueda percibir. Miradas que descubren algo nuevo y permiten sorprenderse; miradas que gritan soledad y mucha tristeza; miradas que callan miedos y revelan inseguridades; miradas inocentes locamente espontaneas; miradas vibrantes que animan; miradas serenas que trasmiten paz; miradas llenas de ilusiones; miradas que ríen y otras que lloran; miradas que creen y otras que se llenaron de desilusión; miradas repletas de amor y otras que no pueden mas de tanto odio; miradas llenas de nada, vacías y otras en cambio llenas de vida. Mirar no es solo ver, es trasmitir, comunicar y expresar. Es darle permiso al alma para que pueda mostrarse y también es calar en el alma de otra persona.

Los niños necesitan más miradas de paciencia, de tolerancia, de comprensión, de oportunidades, de espacio para crecer, de seguridad y de mucho amor.

Laura Videla

Coordinadora programación infantil*

View on Zencastr