Ronald Serrano Sanchez «El Misionero que vino para quedarse».

* Entrevista Exclusiva del Hno Misionero Católico Ronald Serrano Sanchez Para Radio Soplo de Bendición Medio Digital Católica.

El Mensaje del Señor en las Comunidades indígenas dando a conocer el Dios Amigo*

Ronald es el primer misionero laico de la diócesis de Costa Rica nos cuenta que hace catorce años tomo la iniciativa de visitar las comunidades indígenas de la diócesis de Cartago allí en Costa Rica para conocer su cultura y a nuestros hermanos su espiritualidad ancestral  su forma de vivir y de ver la vida. Lo curioso de esto es que me recibieron los dos sacerdotes que estaban allá y me dijeron «Tú eres el misionero que viene para quedarse«.

El primer recibimiento fueron esas palabras y de ese momento a la fecha en estos casi catorce años de Espíritu de servicio hasta la fecha allá en las comunidades indígenas han pasado cinco sacerdotes y sigo yo todavía como misionero asignado junto a ellos.

A veces uno llega con la idea o mentalidad de llevar una experiencia de fe y más bien recibe una experiencia de parte de ellos de fraternidad, de amor, de entrega y sacrificio.

Generalmente en nuestras propias comunidades, parroquias en nuestra diócesis tenemos el templo para ir a la Eucaristía a una hora máximo. Allí para poder asistir a escuchar la palabra de Dios hay que caminar hasta 4 o 5 horas solamente para llegar y participar hora y media para luego regresar entonces esto nos demuestra que hay espíritu de entrega hay deseos de conocer a Cristo y que no importan las distancias siempre podemos acercarnos a Cristo.

Al Menos como toda cultura indígena tienen sus propias creencias y su espiritualidad ancestral nosotros no hemos llegado a violentar su experiencia.«Lo que hacemos es compartir convivir una fe en la que juntos podamos enamorarnos y caminar junto a Cristo». Todo ello permite que unamos dos culturas para juntos convivir la fe y conocer a Jesús que se convierte en nuestro amigo y hermano eso es lo más importante.

Las comunidades indígenas abarcan el cuarenta y cinco por ciento de la diócesis de Cartago es casi la mitad de la diócesis estamos a unos 20 km también del centro. 

Cuando nosotros llegamos por primera vez hace catorce años, los jóvenes algunos estaban temerosos de conocer otra fe de las que se les ha inculcado porque al menos para nosotros tenemos a la Santísima Trinidad al padre, hijo y Espíritu Santo. Ellos hablan solamente en su lengua materna sobre sibú en cabécar significa Padre es decir hay un padre al cual ellos veneran le rinden el respeto.

Nosotros tenemos un padre y un hermano a ese mediador que nos impulsa para seguir a Cristo que es el Espíritu Santo. Entonces el trabajo fue dar a conocer a esa otra persona que es Jesús, aquel hermano que viene también a buscarnos para poder salvarnos.

Es curioso porque cada encuentro de fe con las comunidades jóvenes ,niños y adultos lejos de llevar tu una enseñanza recibes una experiencia de fraternidad porque son muy dados los hermanos indígenas a ser fraternos, amigos  y hermanos son capaces de captar inmediatamente el mensaje de salvación. 

Es interesante porque algunos hermanos sacerdotes nos expresan muchas veces lo difícil que es poder compartir con ellos. Pero cuando nosotros reconocemos que estamos trabajando con una comunidad indígena y nos convertimos en uno más de ellos podemos conocer su realidad. Porque cuando no nos convertimos en uno de la comunidad no podemos conocer la realidad de la misma.

Ronald Serrano Sanchez y Comunidad*

Su Encuentro Personal con el Señor*

Hace más de treinta años yo me preparaba para ser franciscano menor en la Orden de San Francisco. Cuando ya me tocaba salir de acá de Costa Rica para empezar a hacer mi experiencia de Fe tomó la decisión de que no voy continuar en este camino, sino que me voy a quedar en Costa Rica estando aquí en Costa Rica con la que hoy es mi esposa comenzamos a tener esa relación esa amistad esa confianza y hasta la fecha casi 34 años de vivir en el Sacramento de Matrimonio. Entonces no es que haya cambiado a Cristo por mi esposa porque ella también es misionera y juntos lo vamos conociendo y llevándolo a distintos lugares.

El valor del Testimonio*

«Cuando hablamos de testimonio nos referimos a la entrega,a ser dóciles al llamado del Señor». Porque debe ir acompañado de ese sacrificio y esfuerzo. Esto es lo que realmente se vive en el testimonio que es vivir a Cristo es transformarnos en un Cristo mas a pesar de nuestros errores y de nuestras debilidades y culpas reconocemos que el Señor está en nosotros y de que somos su reflejo para darlo y proyectarlo a los demás.

La experiencia en el traslado del Mensaje del Señor hacia las distintas comunidades* 

Yo primero quiero reconocer a Cristo como un amigo o un hermano y uno así debe proyectarlo porque es muy sencillo hablar de él pero para hacerlo lo debo llevar en el corazón. «El misionero es aquel que toma el Cristo crucificado lo baja de la cruz para llevarlo a los demás y él se Crucifica en aquella Cruz del Madero». Cuando nosotros llevamos a el Cristo de la amistad buscamos ser un amigo mas en nuestra vida que me levanta que me conforta en mis momentos de errores,debilidad y en la enfermedad él está allí y me tiende su mano y así es como proyectamos a Cristo como un hermano.

Por lo tanto cada visita cada experiencia de fe que vivimos con una comunidad es un nuevo renacer del Señor en nuestra vida cuando nosotros hablamos de él nacemos de nuevo porque presentamos a ese Cristo que nos ama es curioso porque las comunidades indígenas son muy diferentes en su cultura a lo habitual que estamos nosotros acostumbrados tenemos testimonios de llegar a una familia donde hay pobreza extrema y donde ellos se desprenden hasta de lo mínimo o lo máximo que tengan para compartirlo contigo para decirte aquí está de lo poco o de lo mucho que Dios me ha regalado y ver ese ejemplo de desprendimiento de lo que poseen para compartir, eso es reconocer que allí se encuentra Jesús en la humildad y en la Sencillez es a lo que estamos llamados llevar la humildad a los demás

Hay que Animarse a Salir del la comodidad y llevar la palabra de Dios a las distintas comunidades*

Generalmente en nuestras comunidades en nuestro países y capitales en las provincias estamos a 15 o 20 minutos de distancia de un lado a otro y tenemos la facilidad de manejarnos en vehículos en autobuses o cualquier otro tipo de transporte. 

En las comunidades indígenas hay distancias muy prolongadas entre una comunidad y otra donde tenes que salir tal vez a las dos de la madrugada para llegar a las 10 de la mañana a una comunidad para llegar y evangelizar en esa comunidad y después por la tarde hay que descansar porque nuevamente hay que volver a salir entre la montaña porque hay que visitar otra comunidad.

Nuestro trabajo espiritual no se basa solamente en llevar la palabra, lo que hacemos es lo que denominamos giras de caridad visitamos a nuestras comunidades los asistimos con víveres , ayudamos a las escuelas con útiles,botas para los chicos, pupitres y algunas otras cosas para las escuelas además cuando hay familias que han perdido sus casas ahí los asistimos ya hemos construido dos además también, construimos una capilla.

Por eso yo animo que no nos quedemos en esa zona de confort de qué hablamos solamente del Cristo amigo y que murió en la cruz y hasta ahí llegamos y con eso no basta para llegar a una comunidad y ver como nuestros hermanos tienen sus necesidades de víveres, ropa y de muchas cosas quedarnos ahí quietos esto no es así nuestro trabajo va más allá de llevar el mensaje de salvación se trata de salvar almas a través de la acción social.

La Nueva Evangelización y la tecnología para hacer llegar el Mensaje del Señor*

En torno a esto de la nueva evangelización el Papa Francisco nos invita a que seamos una iglesia de Salida y que podamos llegar a los más pobres, a los más necesitados y  utilizar las tecnologías para poder llevar el mensaje de salvación. Hace 20 años atrás no teníamos estos avances que tenemos hoy. 

No nos pueden ver porque estamos muy distantes pero pueden escuchar o mirar a través de los medios tecnológicos bien utilizados estos recursos nos facilitan hacer llegar el mensaje de salvación. «Al mismo Cristo que hablamos físicamente lo podemos transmitir a través de la tecnología para que podamos fomentar nuestra fe»

Testimonios de Fe es una Coproducción de Radio Misionero Costa Rica y Misericordia Juvenil CR*

Hace aproximadamente 4 meses nace la iniciativa de que podamos compartir y llevar a los demás esta obra de sanidad y liberación que Cristo tiene para con nosotros. A veces nosotros clamamos y abogamos al Señor para que nos sane y nos limpie para poder salir adelante pero nos quedamos solamente en la petición y cuando recibimos la gracia y la bendición la guardamos para nosotros lejos de compartir y nos olvidamos del testimonio y el ejemplo. Entonces tomamos la determinación de hacer un programa a través de los medios en esta nueva evangelización para poder transmitir las gracias y bendiciones que recibimos de nuestro Dios a través del amor de Jesucristo.

La hermana Gina Sanabria es la conductora de Radio Misericordia Juvenil nosotros hicimos esta alianza entre los dos medios a fin de que, ambos pudiéramos profundizar en ese testimonio de Fe y de recoger cada uno de los testimonios de sanidad y de liberación de distintos hermanos de distintos países del mundo que cuentan lo que Cristo a hecho en ellos .                             

Mensaje a todo el Pueblo de Dios*

Primero que nada es importante que no nos cansemos de orar y de amar a nuestro prójimo. Porque en la oración encontramos la gracia de Dios  y en el prójimo contemplamos y admiramos al Cristo que nos ama y que nos escucha. Nosotros hemos sidos llamados a la misión desde el sacramento del bautismo a ser sacerdotes, profetas y reyes que esa parte de profecía no se quede solamente en aquel momento del bautismo  vayamos y llevemos el mensaje de salvación con ejemplo y con testimonios, acompañemos, oremos a nuestros hermanos que ellos son los que necesitan conocer a Jesús como un día yo también lo necesite.

Ronald Serrano Sanchez «El misionero que viene para quedarse«